En el 2013, Costa Rica, Marruecos y Alemania pusieron en marcha un proyecto de cooperación para fortalecer la gestión y el uso sostenibles de los bosques, áreas protegidas y cuencas en el contexto del cambio climático, generando acciones conjuntos mediante el intercambio de conocimientos entre los tres países.

Este proyecto es considerado un ejemplo a nivel nacional e internacional por los resultados concretos que alcanzó y que comprueban el impacto positivo de la cooperación Sur-Sur y Triangular.